Vivimos en un mundo lleno de lugares fascinantes que atraen a viajeros de todo el planeta. Destinos que van desde paraísos tropicales hasta picos montañosos, de grandes construcciones a sitios en los que no se oye ni un solo ruido. También destinos para los que buscan relax o para los que prefieren emociones fuertes. 

Sin embargo, muchos de los destinos más increíbles también son, en muchas ocasiones, los más peligrosos. Un peligro que puede provenir de diferentes fuentes que, casi siempre, tienen que ver con la misma naturaleza. 

Hoy te traemos algunos de esos destinos solo pensados para verdaderos aventureros, que no dudan en poner en juego su vida para poder admirar con sus ojos algunos de los sitios más impactantes del mundo. 

1. Desierto de Danakil, Etiopía 

Peligro principal: agotamiento por calor 

Lo encontramos en la frontera entre Etiopía y Eritrea, y es uno de los destinos más peligrosos del mundo debido al intensísimo calor que se vive, sobre todo, en los meses de verano. Un lugar que llega a alcanzar temperaturas máximas de hasta 60 grados de temperatura

Estas temperaturas se deben, en parte, a la actividad geotérmica que hay en la región, que también es responsable de los lagos ácidos y venenosos que se encuentran por la zona.

Este desierto, aun así, es un lugar bastante turístico, aunque se recomienda a los viajeros que viajen hasta allí con un guía y que no se separen de el en ningún momento. 

2. Monte Everest, Nepal 

Peligro principal: hipoxia o falta de oxígeno 

Hace ya años que el Monte Everest dejó de ser un destino remoto, ahora convertido en una postal en la que se pueden ver hileras enormes de turistas intentando subir a su cima, la más alta del mundo.  

Pero, aunque muchos intentan subir, solo algunos lo consiguen. De hecho, ni la mitad lo consiguen por una sencilla razón: cuanto más subes, las condiciones se van volviendo cada vez más extremas y cada vez hay menos oxígeno.

Esta, de hecho, es una de sus grandes peligrosidades sin obviar las temperaturas bajo cero y las fatídicas caídas. 

3. Monte Washington, Estados Unidos 

Peligro principal: hipotermia 

Muchos más turistas aventureros se sienten atraídos por Mount Washington, ubicado en la Columbia Británica, en Estados Unidos. 

La montaña tiene estaciones de esquí, pero también es un paraíso para excursionistas y escaladores que quieren acercarse a la naturaleza y disfrutar de las impresionantes vistas. 

Y aunque la exploración de la montaña suele ser peligrosa, el monte Washington tiene un peligro particular por el que hay que tener cuidado: los fuertes vientos. Estos pueden alcanzar hasta 203 mph que, unido a los cambios extremos de temperatura son lo suficientemente fuertes como para llevar a las personas a la muerte. 

4. Nueva playa de Smyrna, Florida 

Peligro principal: ataques de tiburones 

Un paraíso para surfistas que acuden a sus playas en busca de las olas perfectas, ayudados por el clima cálido de Florida. Un paraíso de las olas que tiene un peligro que acecha bajo sus aguas, que están repletas de tiburones. De hecho, Florida es conocida como la capital mundial de los ataques de tiburones, siendo esta playa una de las más peligrosas. 

5. Parque Nacional de Hawái, Hawái 

Peligro principal: gases venenosos 

Además de las playas que muchas personas sueñan con visitar una vez en su vida, Hawái también es conocida por su constante actividad volcánica, muy activa. Este pequeño grupo de islas del paraíso se asienta directamente sobre una línea de falla, lo que la convierte en una de las regiones volcánicas más activas del planeta.  

Su lava no solo es extremadamente caliente, lo que presenta peligros obvios, sino que los gases venenosos y cenizas llenan el aire por completo en algunas áreas.  

6. Oimiakón, Rusia 

Peligro principal: frío extremo 

Uno de los lugares habitados más fríos del mundo es este pequeño pueblo de Siberia. Debido a las condiciones climáticas extremas, este es uno de los lugares más mortíferos del mundo. La temperatura más baja jamás registrada estuvo por debajo de los -60 grados centígrados. 

7. La Oroya, Perú 

Principal peligro: niveles de plomo 

Esta ciudad peruana es conocida por estar entre los lugares más mortíferos del planeta debido a su extrema contaminación. 

El arsénico, el cadmio y el plomo se encuentran entre los muchos contaminantes presentes en La Oroya. Estos contaminantes están presentes en niveles mucho mayores de los que la OMS considera seguros. 

De hecho se ha descubierto que los niveles de plomo en la sangre de la población de la ciudad son terriblemente altos y, según los informes, muchos de sus habitantes sufren problemas respiratorios de por vida. 

Yuniet Blanco Salas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here